Padrón De Almas O Censos Vecinales

En esta ocasión vamos a hablar de  los padrones  de Almas o censos vecinales  es decir, censos en los que se anotaba el Cumplimiento con el propósito de que el país tenga control de sus ciudadanos. Este censo o padrón solicitaba al ciudadano.  Estos incluian

a) Calle en la que vivían.

b) Integrantes de la Familia: Padre, Madre e Hijos y si lo hubiere Pupilo o sirvienta.

c) La edad aproximada de todos los integrantes de la familia que van a dicha celebración.

d) El estado en el que se encuentra: soltero, casado o viudo

e) La profesión. En el hombre se aprecian diversos oficios como: labrador, jornalero, oficial botero, pordiosero, tendero, estudiante en Madrid, militar… En cuanto a la mujer, las profesiones son mucho más escasas; así nos encontramos con: “del Sexo”, abreviatura de “labores propias de su sexo”, es decir, ama de casa, sirvienta, religiosa, novicia religiosa, y pocas más

A continuación un censo vecinal de los anos 1850 del barrio Hato Viejo

Este censo nombraba:  Los Nombres de los habitantes del lugar, Su estado si era soltero,casado o viudo(a). Su oficio, Labrador, capataz etc.

Padrón de Almas Barrio hato Viejo, Arecibo, PR

No hay texto alternativo automático disponible.

Censo Vecinal Barrio Dominguito de Arecibo 1860

No hay texto alternativo automático disponible.

La información suministrada en estos censos vecinales o padrones es la información capturada por la persona o cabeza de familia. Es muy posible que los errores en estas sean comunes respecto a la edad y algunos otros datos. Los censos o libro del estado de las Almas). En principio eran listas de nombres; posteriormente dichas listas se reúnen en familias, y más tarde, se perfeccionan añadiendo como ya hemos visto, los apartados anteriormente citados. Igualmente se trataba de evitar concubinatos o conductas impropias de un cristiano. Si un feligrés se ausentaba de la comarca por un determinado tiempo y volvía con la intención de casarse, se le hacía jurar que no estaba casado en otra población y que su conducta, durante la ausencia en dicha villa, había sido intachable. En otra ocasion abundare sobre este tema

DA UN PASO DE FE

Un joven que estaba confundido sobre su futuro y en un dilema sobre qué dirección tomaría su vida, se sentó en un parque a mirar las ardillas corretear entre los árboles. De momento, una ardilla brincó de un árbol alto hacia el otro. Parecía estar dirigiéndose hacia una rama muy lejana para lograr que su salto pareciera suicida. Tal y como el joven imaginaba, la ardilla no logró su meta pero aterrizó, salva y despreocupada, en una rama varios pies más abajo. Luego subió hasta su meta y todo salió bien. Un hombre mayor que estaba sentado en el otro lado del banco, comentó: -Gracioso, yo he visto cientos de ellas brincar así, en especial cuando hay perros por todo el alrededor y no pueden bajar al suelo. Muchas no lo logran, pero nunca he visto a ninguna resultar herida por tratar. Luego riéndose entre dientes añadió: Me imagino que ellas tienen que arriesgarse si es que no quieren pasar toda su vida en un solo árbol. El joven pensó. Una ardilla se arriesga. ¿Tengo yo acaso menos valor que una ardilla? En ese momento, decidió tomar el riesgo que había estado considerado. Por cierto, aterrizó seguro, en una posición más alta que la que él ni siquiera pudo imaginar. ¿A qué sueño estás apuntando? ¿Te parece fuera de tu alcance? Da un paso de fe. Dios siempre te sostendrá si te caes. Apunta a la luna incluso cuando falles, llegarás a las estrellas. La Biblia dice: La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

AGUA SUCIA

Una estudiante de un colegio faltó a clases por una semana. Y una de sus compañera empezó a decir que la primera no asistía a clases porque estaba embarazada y se estaba haciendo un aborto. La maestra escuchó los comentarios y llamó a la muchacha a su oficina y le dijo: Por favor, tráeme un vaso de agua bien lleno. La estudiante se lo trajo y a continuación la maestra le dijo: Tira toda el agua al piso. La estudiante titubeó, pero al final obedeció, después de derramada el agua en el suelo, la maestra le dijo: Ahora, recoge el agua del piso y ponla en el vaso, No se puede, dijo la alumna, la maestra le repitió: “Hazlo”, la alumna con paños y servilletas recogió todo lo que pudo y así llegó a llenar medio vaso de agua la cual estaba sucia. La maestra le dijo a la alumna: Así es como ha quedado la fama y el honor de tu compañera. Aun cuando quieras reparar el mal que haz hecho, no podrás hacerlo totalmente. Sabes algo, tu compañera faltó a clases porque estaba en el entierro de su padre que falleció hace unos días. La Biblia dice: Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar. Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Porque mi boca hablará verdad, Y la impiedad abominan mis labios. Y mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día. Mi boca hablará sabiduría; Y el pensamiento de mi corazón inteligencia.

DIOS TE BENDIGA

UNA SOLA PERSONA

Cuenta una historia, que una madre obligó a su hijo a participar de una fiesta de cumpleaños cuando estaba en tercer grado.“No pienso ir”, dijo Junito. Es una alumna nueva que se llama Natalia. Invitó a toda la clase y nadie piensa ir. La madre de Junito estudió con tristeza la invitación hecha a mano. De pronto dijo: “Bueno, tú irás. Mañana compraré el regalo”. Junito no podía creerlo. Su mamá nunca lo había obligado a ir a una fiesta. Junito utilizó todas las artimañas que sabia para no ir, pero no hubo ataque de histeria que hiciera cambiar de opinión a Ramonita la madre de Junito. Cuando llegó el sábado, su mamá lo sacó de la cama para que envolviera el regalo: un bonito juego de cepillos, hebillas, espejo color rosa, que había comprado por menos de diez dólares. Luego lo llevó en su guagua color verde a la fiesta de cumpleaños. Natalia abrió la puerta de su casa y lo guió por una escalera bien empinada y peligrosa. Cruzar la puerta fue un verdadero alivio; El piso de la casa era de madera y estaban impecables de limpios.   Los muebles eran viejos, y en la mesa estaba el bizcocho más grande que jamás había visto Junito. Estaba decorado con nueve velas rosadas, un “Feliz Cumpleaños, Natalia”. Rodeaban el bizcocho, veinticuatro vasos de refresco, cada una con el nombre de los compañeros de clase. ¿Dónde está tu mamá? Preguntó Junito: Natalia bajó la vista al suelo y lo miró con tristeza. “Bueno, está un poco enferma”. ¿Y tu papá? Él nos abandonó. Luego se hizo silencio; sólo se oían algunas toses carrasposas detrás de una puerta cerrada. Junito comprendío la horrible verdad: no vendría nadie. ¿Cómo salir de aquí? Cuando miró a Natalia estaba llorando. El corazón de Junito se llenó de simpatía hacia Natalia y de ira contra sus egoístas compañeros de clase. Se levantó de un salto, plantando en el suelo sus zapatillas Jordan, y proclamó a todo pulmón: “¿Para qué queremos a los otros?” La expresión sobresaltada de Natalia se convirtió en entusiasmado acuerdo. Allí estaban: dos niños de nueve años con un bizcocho de tres pisos, veinticuatro vasos de refrescos, mantecado, dulces, galletas y papitas fritas, una piñata, juegos a jugar, premios a ganar. Empezaron por el bizcocho. Como no encontraban fósforo y Natalia (había dejado de ser Natalia) no quería molestar a su mamá, se limitaron a fingir que las encendían. Junito Le cantó el “Happy Birthday” en tanto ella pedía un deseo y apagaba de un soplido las velas imaginarias. En un abrir y cerrar de ojos llegó el mediodía y Ramonita hizo sonar su bocina frente a la casa. Después de recoger todos los recuerdos y de dar mil gracias a Natalia, corrió Junito a la guagua burbujeando de alegría. ¡Gané todos los juegos mamá! Bueno, la verdad es que Natalia ganó el de ponerle la cola al burro, pero dijo que la del cumpleaños no podía llevarse los premios, así que me lo cedió. Y repartimos las cosas que ella tenia para regalar a todos los compañeros de clase, la mitad para cada una. Le encantó el juego de tocador, mamá. Yo era el único en el cumpleaños. El único de todo el tercer grado! Y no veo la hora de decirle a los otros que se perdieron una fiesta estupenda”. Ramonita detuvo la guagua junto a la carretera y abrazó con fuerza a Junito. “Estoy orgullosa de ti”, dijo con lágrimas en los ojos. Ese día Junito descubrió que una sola persona puede cambiar las cosas. Junito había cambiado por completo el noveno cumpleaños de Natalia. Y mamá había cambiado la vida de Junito por completo.
Hoy puede ser tu día para cambiarle el día a alguien. Fuiste llamado a marcar la diferencia y a poner una sonrisa donde hay lágrimas.

La Biblia dice: Tendré misericordia del que Yo tenga misericordia, y tendré compasión del que Yo tenga compasión. Y dijo David: Yo haré misericordia con Hanún hijo de Nahas, como su padre la hizo conmigo. Y envió David sus siervos para consolarlo por su padre. Mis ojos se consumen esperando tu promesa, y digo: ¿Cuándo vendrás a consolarme?

DIOS TE BENDIGA

 

AMAR ES DARSE TODO

El hombre que estaba tras el mostrador, miraba la calle distraídamente. Una niñita se aproximó al negocio y apretó la nariz contra el vidrio de la vitrina. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un determinado objeto. Entró en el negocio para ver el collar de turquesa azul. “Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito?”. Dice ella. El dueño del negocio miró desconfiado a la niñita y le preguntó: -¿Cuánto dinero tienes? Sin dudar, ella sacó del bolsillo de su ropa un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo feliz.   ¿Eso da?”. Eran apenas algunas monedas que ella exhibía orgullosa. ¿Sabe?, Quiero dar este regalo a mi hermana mayor. Desde que murió nuestra madre, ella cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Es su cumpleaños y tengo el convencimiento que quedará feliz con el collar que es del color de sus ojos.” El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde. Tome, dijo a la niña, ten cuidado”. Ella salió feliz corriendo y saltando calle abajo. Aún no acababa el día, cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio. Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho e indagó: “¿Este collar fue comprado aquí? ¿Cuánto costó?” “Ah!”, – habló el dueño del negocio. “El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente. La joven exclamó: Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? Ella no tendría dinero para pagarlo. El hombre tomó el estuche, rehizo el regalo con extremo cariño y colocó la cinta y lo devolvió a la joven y le dijo: Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar: Ella dio todo lo que tenia. El silencio llenó la pequeña tienda y dos lágrimas rodaron por el rostro emocionado de la joven en cuanto sus manos tomaban el pequeño regalo.
La Biblia dice: El Señor dará al hombre según sus obras. Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: No con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

EL BORDADO

Cuando yo era pequeño, mi mamá solía coser mucho. Yo me sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando. Yo observaba el trabajo de mi mamá desde una posición más baja que donde estaba sentada ella, así que siempre me quejaba diciéndole que desde mi punto de vista lo que estaba haciendo me parecía muy confuso. Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me decía: “Hijo, ve afuera a jugar un rato y cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi silla y te dejaré verlo desde mi posición”. Me preguntaba por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué me parecían tan desordenado desde donde yo estaba. Unos minutos más tarde escuchaba la voz de mi mamá diciéndome: “Hijo, ven y siéntate en mi silla.” Yo lo hacía de inmediato y me sorprendía y emocionaba al ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado. No podía creerlo; desde abajo se veía tan confuso. Entonces mi mamá me decía: “Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba. Había un diseño, sólo lo estaba siguiendo. Ahora míralo desde mi posición y sabrás lo que estaba haciendo.” Muchas veces a lo largo de los años he mirado al Cielo y he dicho: “Padre, ¿qué estás haciendo? Él responde: “Estoy bordando tu vida”. Entonces yo le replico: Pero se ve tan confuso, es un desorden. Los hilos parecen tan oscuros, ¿porqué no es más brillante?. El Padre parecía decirme: Mi niño, ocúpate de tu trabajo… y yo haciendo el mío, un día te traeré al cielo y te pondré sobre mi silla y verás el plan desde mi posición. Entonces entenderás…

La Biblia dice: OH Señor, tú me has examinado y conocido.
Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme, Has entendido desde lejos mis pensamientos. Mi senda y mi acostarme has rodeado, Y estás impuesto en todos mis caminos. Pues aun no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Dios, tú la sabes toda.
DIOS TE BENDIGA

page or add another page.